El cultivo del tomate[i]

 

Tabla de contenido

Introduccion. 2

La Semilla. 3

Estructura y desarollo. 4

Factores que afectan el desarrollo de la planta. 5

Bibliografía. 6

 

 

                                                                               

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Introduccion

 

El Tomate es originario de la región andina, (chile, Colombia, ecuador, Bolivia y Perú) existiendo en esta zona la mayor variedad genética y abundancia de tipos silvestres. A México se le ha considerado como el centro más importante de domesticación del tomate .La palabra tomate proviene del dialecto náhuatl “tomatl”; se introdujo en Europa en el año 1554 y se inició su comercialización en estados unidos de norte américa en el año 1835. Actual mente ocupa un papel preponderante en la economía agrícola  de algunos países y sigue siendo un producto esencial en la alimentación de varias regiones, cuyo consumo acredita un importante papel en la gastronomía. (Caguama et al., 2003).

El tomate (Lycopersicum esculentum) es una planta dicotiledónea perteneciente a la familia de las solanáceas (Sánchez, 2008). 

El tomate es una planta perenne de porte arbustivo que se cultiva como anual. La planta puede desarrollarse  de forma rastrera  semirrecta o erecta. La planta se desarrolla bien en un amplio rango de latitud, tipo de suelos, temperaturas, métodos de cultivo y es moderadamente tolerante a la salinidad, prefiere ambientes cálidos, con buena iluminación y drenaje (Nuez, 2001).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Semilla

 

La semilla de tomate  (Figura 1) tiene forma lenticular con unas dimensiones aproximadas  de 5 x 4 x 2  mm y esta  continuidad con el embrión, el endospermo o la testa y cubierta seminal. El embrión, cuyo desarrollo dará lugar a la planta adulta, está constituido a su vez por yema apical, dos cotiledones, radícula y el endospermo contienen los elementos nutritivos necesarios para el desarrollo inicial del embrión. La testa cubierta seminal está constituida por un tejido duro e impermeable,  recubierto de pelos, que envuelven,  protegen el embrión y el endospermo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estructura y desarollo

 

La estructura de la planta es la de un simpodio. El tallo principal forma de 6  a 12 hojas, que crecen lateralmente con una filotaxia de 2/5, antes de que la yema principal se trasforme en una inflorescencia. El crecimiento subsiguiente se produce a partir de la yema axilar de la última hoja, la cual desarrolla un tallo secundario que crecen con una prolongación del tallo primario y desplaza lateralmente la inflorescencia  Los sucesivos segmentos del tallo se desarrollan de forma similar, produciendo unas inflorescencias intermodales laterales  cada 3 hojas. Cuando este proceso se repite varias veces en los cultivares se denominan indeterminados y el tallo principal puede crecer más de 10 metros  por año, con un porte rastrero o trepador. Los cultivares determinados tiene un crecimiento limitado que puede extenderse uno 2 metros los segmentos sucesivos del eje principal soportan, de  forma progresiva un número inferior de hojas y terminan en una inflorescencia. El sistema  de ramificaciones lateral, como el sistema  primario, experimenta un crecimiento limitado  dando a la planta un aspecto  arbustivo con simetría  circular  que requiere menos espacio que los cultivares indeterminados. La floración  y la fructificación se produce en un periodo  de tiempo limitado, lo que provoca la concentración  de la producción  permitiendo  efectuar recolección mecánica (Rodríguez et al., 1989). 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Factores que afectan el desarrollo de la planta

 

El desarrollo de la planta depende de numerosos factores, entre de los que cabe mencionar: la variedad,  iluminación,  temperatura,  nutrición, el suministro de agua y la concentración de CO². El empleo de invernaderos ofrece una posibilidad m para la optimación de dicho factores y la introducción  de los sistemas controlados mediante ordenadores que permite regular la temperatura de las raíces y el aire, el suministro de agua y minerales así como la concentración de CO² y  las necesidades de la planta. El desarrollo de estos sistemas se ve limitado  por razones  de tipo económico y  por la insuficiencia de los conocimientos disponibles sobre el tema(FAO, 2008).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

Caguama M., Quindi B., Robayo E. 2003. Cultivo del tomate riñón en invernadero. (Lycopersicum esculentum) pp: 15-19.

Sánchez C. M. 2008. Adaptación de cuatro híbridos de jitomate (Lycopersicum esculentum Mill.) bajo condiciones de invernadero en la región de Coatepec, Ver. Tesis para obtener el grado de Ingeniero Agrónomo. Facultad de Ciencias Biológicas Agropecuarias. Universidad Veracruzana. Córdoba, Ver.

Cantwell M. 2011b. Condiciones óptimas de maduración de tomate. Productores de hortalizas. Publ. Septiembre. p. 58.

FAO. 2008. Consulta de bases de datos de producción mundial y comercio internacional de Tomate. 2008. pp.11-19 (Disponible en línea http://faostat.fao.org) (Consulta: 23 de agosto 2011).

Nuez F. 2001. El cultivo del tomate, anatomía y fisiología a de la planta.  pp.46-78.



[i] DiegoRodriguezOlmos10/10/2013.diegorodriguez345@yahoo.com

 

 

Regresar